domingo, 18 de febrero de 2018

El Factor Tiempo


¿Cuánto ganas con eso de la bolsa?



A más de uno, seguramente os habrán hecho esa pregunta. Probablemente os la hagan, de hecho, bastante a menudo. Más de lo que os gustaría. Y desde luego, más de lo que os gusta la respuesta.

Si llevas poco tiempo, como es mi caso, puede que te haya ido muy mal, o muy bien, o sólo normal, como a mí. Pues que sepas que si llevas poco los resultados no son relevantes. 

Empezar haciendo las cosas bien es más importante que los resultados. Es un tema de hábitos. Crear buenos hábitos de inversión, de desarrollo y de análisis. Después vendrán los resultados.

Aun así quiero remarcar un tema muy importante: Tus resultados tienen que ir acorde a tus objetivos. Y me juego algo a que la mayoría de vosotros jamás se ha planteado sus objetivos.

¿Qué estás buscando?

Yo lo tengo muy claro: rentabilizar mis ahorros. 

Porque si te digo “vivir de esto” te estaría mintiendo. Hace falta mucho capital, o gestionar capital de terceros, lo que requiere incluso más capital, para poder “vivir de esto”. Simplemente echa números, considera los drawdowns, los impuestos y los gastos medios que cuesta vivir.

Una vez ya lo sabes, puedes empezar a pensar en rentabilidades objetivos. Si has hecho un análisis en profundidad (y cuantitativo, espero), sabrás que puedes esperar de tus estrategias. Que no significa que sea lo que vas a obtener, pero si puedes saber que esperar.

Pero el problema es que si solo miras la rentabilidad, te estás engañando a ti mismo, porque la rentabilidad tiene que ir asociada a un riesgo siempre.
Factor Riesgo

Hasta Warren Buffet tiene periodos de 5 años en los que no bate al mercado. Eso significa que tener periodos de pérdidas o de peor rendimiento que el mercado es normal. Pero mucha gente sigue rehuyendo del tema. Ofrecen rentabilidad y no miran la volatilidad. 

Dos estrategias que hayan ganado lo mismo, pueden haberlo hecho diferente. No es igual ganar todos los años un 5% sin volatilidad, que ganarlo con volatilidades del 30%. Puede no ser apto para todo el mundo. O lo que es peor, puede que cuando tengas que sacar el dinero estés en medio de un drawdown. 
Hay muchos indicadores, como el Sharpe o el Sortino, que valoran las rentabilidades en función de las volatilidades y son mucho más útiles para medir la calidad de la inversión. 

Casi todo el mundo aprende al poco tiempo la importancia de controlar la volatilidad y el riesgo. Es normal, hay drawdowns de los que no te puedes recuperar. Una vez pierdes el 50% de una cuenta, necesitas ganar un 100% para volver al estado inicial.

El riesgo además tiene una cosa con la que mucha gente parece que no cuenta, y es que afecta a como desarrollas el resto de la operativa. Hay que saber seguir la estrategia y no cometer errores durante las rachas de pérdidas. Es difícil pensar que tienes que seguir la misma estrategia que te ha llevado a estar ahí, es cuando empiezan las dudas y las decisiones impulsivas.

Y por si fuera poco, la gente tiende a sobreestimar las pérdidas que pueden asumir. Si te dicen que aguantan un 30% de drawdown, probablemente con un 15% estén ya temblando.

Así que, dejamos claro que hay que centrarse en un sistema que busque una buena relación rentabilidad riesgo.
Pero este artículo no trata de eso. Trata del factor que falta.

Falta un factor

Sigue haciendo falta un factor importante que nadie valora o cuestiona. Si buscas vivir de esto, este factor es importante. Si buscas rentabilizar ahorros, aún más.

Hablo del factor tiempo.

Y es que es genial tener un sistema que te dé una buena rentabilidad con un riesgo bajo, siempre y cuando ese sistema no te obligue a estar 18 horas de cada día trabajando en él.

El tiempo nos permite desarrollar nuevos sistemas o mejorar los que tenemos. Aprender más. Investigar más técnicas. Etc.

Una de las claves de automatizar sistemas, es que liberas muchísimo tiempo, y eso incrementa tu capacidad para crear nuevos sistemas, y por tanto seguir creciendo y mejorando la rentabilidad/riesgo. Pero no pensemos que los sistemas automáticos no requieren tiempo. Lo requieren. Tienes que ver las señales, ver que se ejecutan dónde deben, ir analizando los resultados, que los servidores estén funcionando…

Y lo más importante: disfrutar de la vida.

Pero aun así, el factor tiempo es un factor poco valorado. Si a igualdad de volatilidades, un sistema da una rentabilidad de un 10% y requiere una hora a la semana, y otro sistema requiere 1 hora al día y te da un 12%. ¿Merece la pena?




Al cabo del año, el sistema A, te ha reportado casi 20€/hora mientras que el B, que te ha hecho ganar más, te ha reportado menos de 5€/hora.

Pero hay otro tema, y es la escalabilidad. Con el tiempo del sistema B, puedo tener 5 sistemas A. Lo que significa que (si he hecho bien los deberes) ayudaría a diversificar y descorrelacionar los resultados, aumentando los rendimientos y disminuyendo la volatilidad.

Sé que estoy siendo un poco tendencioso, pero es que el tiempo tiene valor. Y hay que valorarlo. A mucha gente le gustará estar delante de los mercados todo el día y el tiempo no será la materia prima que falta. Pero mucha otra no. Y esa gente tiene que ver que le merece la pena operar y que beneficios tiene.

Esto está también relacionado con lo que estás dispuesto a pagar en comisiones por que gestionen tu capital. A veces es mejor pagar por el tiempo de otro. Que al ser un negocio a escala, le cuesta menos que a ti.

Cuando vamos a ver si invertimos en un fondo de gestión activa, tras haber analizado los resultados, la metodología y al gestor, tenemos que ver si lo que nos ofrece nos supone un extra de rentabilidad en tiempo. Si puedes replicar lo que hace, y obtener la misma rentabilidad que él, tendrás que ver si, ese 2% de comisión que te cobra al año es lo que vale el tiempo que emplearías el realizar su misma inversión. 

Conclusiones
Pregúntate que estás buscando en el trading y en la inversión cuantitativa
      o Busca metas realistas
      o Planea objetivos que encajen contigo, con tu ritmo de vida y con tus capacidades, tanto económicas como habilidades.
Mide la rentabilidad con el riesgo asociado. Si olvidas el factor riesgo, estás dando información “vacía” o incompleta.
Valora tu tiempo. Adapta tu estilo de inversión a tu vida y no tu vida a la inversión. 
      o Invertir requiere tiempo. Y el tiempo vale dinero. 

¿Vosotros tenéis en cuenta el tiempo que os lleva aplicar los sistemas correctamente? ¿Abarcáis más de lo que podéis? ¿Tenéis claro lo que estáis buscando con la inversión cuantitativa?



La importancia de ahorrar e invertir en el largo plazo


Puede que este artículo me haga ganarme enemigos. Lo tengo claro. Cada vez que le digo a la gente que tiene que ahorrar, se me echa encima con frases tipo: “No es tan fácil”, “Cuando gane más”, “Para mí ahora es imposible”, etc.

No voy a entrar en que mi generación y las venideras no vamos a tener pensiones, porque eso daría para pasar un día entero hablando.

Sólo quería señalar lo dramática que está la situación de ahorro en España, y lo fundamental que es el ahorro para la inversión. Porque por muy grande que seas invirtiendo, necesitas capital para empezar y sacar rendimiento.
Pensé en escribir este artículo a raíz de este otro que leí en PensionPartners. Las frases son demoledoras:

·         El 62% de los estadounidenses tienen menos de 1000$ ahorrados. Incluso en los niveles de ingreso entre 100.000$ y 150.000$, el porcentaje asusta. 44%.

·         66 millones de americanos tienen 0$ ahorrados. 47% no podrían asumir un gasto urgente de 400$.

·         El 43% de las familias trabajadoras no tiene fondos para el retiro (y ellos tienen más problemas que nosotros con las pensiones).

·         El 65% de los usuarios de tarjetas de crédito no pagan a final de mes, incurriendo en un interés del 15%. La deuda media es de 16.000$.

Alucinante, pero los titulares que te encuentras en España no son mejores para nada:

·        


Los datos macroeconómicos indican que la economía avanza, el paro desciende, el PIB crece, y sin embargo, los problemas del ahorro prevalecen y no parecen mejorar.

Y todo esto nos conduce a la inversión. Si no ahorras, no puedes invertir. Puedes ser el mejor inversor del mundo, que sin capital que invertir no vas a ganar nada.

Además ocurre otra cosa curiosa. El ahorro es especialmente importante al principio para capitalizar. Pero no deja de ser relevante al final si sigues ahorrando.

A lo mejor no me he explicado bien, ahorrar sirve para capitalizar tus inversiones. E ir ampliando el dinero invertido amplia la rentabilidad futura de tu cuenta.

Hice una serie de números rápidos para enseñar cómo funciona “teóricamente” una tasa de ahorro invertida.

Lo que estamos viendo es, si ahorro un % de mi capital anualmente y lo invierto consiguiendo una rentabilidad % anualmente, ¿cómo evoluciona mi cuenta?
He hecho esta tabla obviando que la rentabilidad nunca puede ser constante, que tendrás periodos en los que ganes más o menos, etc. Obviando inflación e impuestos. Son números puramente teóricos. También escogí un sueldo de 25.000€. Es irrelevante. Aunque varía el número final, lo que me interesa es ver la diferencia con las cuentas finales. No el número en sí mismo.

El horizonte temporal escogido son 40 años. Donde el interés compuesto ha cogido fuerzas y donde, con suerte, empezará mi jubilación.




He puesto la última fila para poner los dientes largos. Pero es irreal. Si alguien te dice que es capaz de generar de forma consistente un 30% todos los años durante 40 años, piensa que jamás lo compartiría contigo porque podría ser asquerosamente rico. Con sólo 10.000€, en 10 años tendría más de 100k, en 20 casi 2 millones, en 30 más de 25 millones y en 40 más de 300 millones. Y sin ahorrar.

Pues eso, no es realista. Creo.

Así que vamos a centrarnos en las filas del 10% al 20%. Donde se ve que, el resultado final varía mucho en función de esta tasa de ahorro.

Sé lo que estás pensando. Claramente se ve que es la fila de la rentabilidad la que tiene más peso. Con un 10% de ahorro más, duplico la cuenta final, pero con un 5% más de rentabilidad multiplico por 4. Pues tienes razón. Pero es una trampa. Porque eso ocurre en periodos largos, donde el interés compuesto gana más y más protagonismo. Si nos bajamos a 20 años duplicando el ahorro duplicas la cuenta final pero con 5% más de rentabilidad no llegas a duplicar el resultado total. Además, creo que es más fácil sacar un 10% más de ahorro que sacarle un 5% más de rentabilidad al año.

Creo que ahorrar un 10% debería estar al alcance de todos. Sacar de media un 10%, incluso delegando en profesionales, no es tan fácil, pero debería ser el objetivo, dejando una curva de este estilo.


La rentabilidad total es el dinero generado por ingresos de rentabilidad. La cuenta final sería rentabilidad total + ahorro.
Incluso pasados 40 años, el ahorro supondría un 10% de tu capital total. No es despreciable.

Además, cuanto antes empecemos mejor. En este artículo de Finect se ve claramente cómo empezar lo más fuerte posible y cuanto antes es relevante para la rentabilidad final. Así funciona el interés compuesto.
Plantéate las siguientes preguntas: ¿Qué te haría falta para poder ahorrar un 10% (o más) ahora mismo? ¿Qué podrías hacer para rentabilizar más tus ahorros?

Para terminar os pido que hagáis una reflexión teórica. Si sois capaces de sacar un 10% anual a vuestro capital de forma constante, recurrente y en condiciones ideales, y queréis tener una pensión de 2000€ al mes, ¿Cuánto capital necesitáis? ¿Has contado los impuestos por plusvalías? ¿La inflación? ¿Las comisiones?

Y ahora haz lo mismo pensando que tendrás años de pérdidas, años con rendimientos bajos donde estés consumiendo capital, etc.

¿Es o no es importante ahorrar?

Última Entrada Publicada

Un Modelo Multifactor: Analizando los Resultados

Un Modelo Multifactor: Analizando los Resultados Continuando con el artículo anterior: Un Modelo de Inversión Multifactor para Batir al ...